No necesito de procesos creativos para crear

 No necesito de procesos creativos para crear

Angélica Martínez Moctezuma


La enseñanza del diseño a través de los tiempos se ha impartido desde fuentes representativas que son el legado de grandes teóricos de las disciplinas, los cuales se han tomado como referencia para orientarte en tu formación profesional. Sin embargo, la enseñanza basada en la práctica suele conducirse por procedimientos que probablemente generan en ti conflictos de creación, lo cual comienzan en algunos casos con bloqueos mentales, miedos, desesperación, falta de confianza, de práctica o de conocimiento entre diversas situaciones que comúnmente se ven reflejadas al momento de enfrentarse al quehacer practico.  Para ello, en mi experiencia, se debe de perder el miedo de idear estrategias, encontrando apoyo en los procesos de creación considerando que es fundamental para que puedan surgir resultados generados desde un proceso factible y objetivo.

 Partimos desde la importancia de la enseñanza-aprendizaje, especialmente destinado a estudiantes como tú del diseño, en donde seguramente podrás sentirte identificado, pues al generar y desarrollar habilidades creativas o de destrezas para la construcción de un diseño eficaz pasas por la elección de un proceso creativo y no precisamente de manera voluntaria, sino inducido por tu docente en turno. Lo que no sabes, es que, el mismo proceso creativo puede generarte un amplio panorama de experiencias y significados y, a la par, descubres que dentro del proceso pueden existir alternativas que te permiten explorar tu imaginación y creatividad.

Debes vislumbrar que el diseño en una de sus partes se basa primero en la generación de la idea, después en buscar la conceptualización para perseguir una metodología y por ende en un proceso creativo dirigido en facetas para la realización optima de un diseño sin apellidos. Así mismo, podrás darte cuenta de la eficacia de proseguir que un proceso te permitirá continuar o restructurar tus ideas de manera eficaz o contiguas para la resolución de objetivos específicos, de tal manera que, al momento de desarrollar cualquier producto referente al diseño se verán inmiscuidas habilidades propias, en dónde la mayor preocupación es poder alcanzar la creatividad deseada para poder lograrlo.

Ineludiblemente la creatividad va ligada cercanamente con el quehacer de los procesos creativos, a lo que, se señala que la creatividad en el ámbito educativo cada vez cobra más importancia en la formación de las personas, incluso considerándola como necesaria. Así que, desde la práctica de la docencia guiamos a ustedes los estudiantes para que puedan adoptar estrategias que sirvan para generar un aprendizaje que parta desde el eje fundamental de nuestra profesión. La conexión que se debe de realizar para que un proceso creativo sea una solución factible para la generación de resultados innovadores y facilitadores de información  ante las necesidades del entorno, la sociedad y de comunicación, van unidos a una serie de conceptos organizados en los cuales el aprendizaje puede generarse de diversas formas, por ejemplo lo lúdico pues este no solo se genera al proponer un juego, sino la condición de la dinámica donde la creatividad debe de emerger para ser un apoyo  en la enseñanza y la práctica al beneficio propio, en pocas palabras salirte de tu zona de confort para que tú mismo explores, descubras, aprendas y conectes todas las ideas que rodean tu cabeza al momento de tener que crear.   

Mientras tanto, al ejercer un proceso creativo —¿qué crees? — estas siendo creativo o por lo menos potencializando tu creatividad, comparto el pensamiento de Ken Robinson, quien fuera escritor y conferencista británico experto en asuntos de la enseñanza y de la creatividad el cual argumentaba que, la creatividad es tan importante en la educación como la alfabetización, por lo tanto la alfabetización dentro del diseño es aprender a seguir procesos para desarrollar la creatividad, el ser creativos o nacer creativos o hacerse creativos tiene que estar en constante práctica, lo que ha tomado un papel fundamental a través de los años de estudios, pero el lograr este término no depende del docente, si no del proceso que designes para crear en tu etapa de formación.  

Algunos de los proyectos propuestos en mis materias con estudiantes de la Licenciatura de Diseño Gráfico, han partido de esta premisa, incorporar un proceso creativo que les permita lograr el objetivo de cada proyecto, que el mismo proceso les permita generar experiencias de prueba y error, las cuales serán fructíferas al concluir el mismo. Pues, aunque parezca que el seguir un proceso paso a paso será tardado y tedioso, el mismo te permitirá descubrir alternativas, variantes, técnicas, métodos, habilidades que probablemente no conocías o no dimensionabas que eras capaz de poderlas desarrollar.

Por lo tanto, en una disciplina catalogada como creadora se debe de sufrir una metamorfosis para evolucionar en el área de formación, para que la praxis de la enseñanza-aprendizaje pueda ejecutarse de una manera distinta, encontrando procedimientos que nos permitan brindar estrategias diversas para realizar aportes distintos a lo que estamos acostumbrados a ofrecer. Para concluir, los procesos creativos no son tediosos ni aburridos y mucho menos innecesarios, son fases que nos dan herramientas para enfrentar nuevos retos que nos ayudarán a potencializar nuestras capacidades y habilidades creativas durante y después de nuestra formación.

Proyecto realizado para Día de muertos CU – Altares y Tumbas en IADA, por estudiantes de la materia de Análisis de la Cultura y el Arte en 2018. Utilización de proceso creativo basado en la investigación y la práctica. Técnica planos superpuestos, apoyados por estudiantes de la materia de Tecnología para el Diseño I, en la vectorización del proyecto.